Se escapa del geriátrico y se hace su primer tatuaje a los 79 años

La historia de Sadie Sellers ha recorrido el mundo y se ha ganado el corazón de millones por su entusiasmo. A los 79 años se escapó del geriátrico Daleview House con el único objetivo de tatuarse un corazón.

El hombro izquierdo de esta abuelita ahora presume un pequeño corazón morado, símbolo de valentía. Además, el tatuador declaró que cuando terminó de hacérselo, ella le dijo que no había sentido nada.

Uno de sus hijos fue a visitarla, pero no la encontró por ninguna parte. Resulta que su madre había huído en compañía de su nieta, quien también está tatuada, con tal de cumplir uno de sus sueños. Al ser cuestionada sobre qué pensaría su familia sobre lo que hizo, ella respondió: “Me importa una mi$%&. Cuando llegas a mi edad tienes que vivir la vida al máximo todos los días”.

H/T – sdpnoticias.com