La increíble historia de amor detrás del Taj Mahal

Cortesía thetravellingconcierge.com

Cortesía thetravellingconcierge.com

El Taj Mahal, construido entre 1631 y 1654 en Agra, India, es reconocido por su belleza y majestuosidad. Pero lo más sorprendente de todo, es la historia de amor detrás de esta impresionante obra.

Este conjunto de edificios es nada más y nada menos que el lugar de descanso de Mumtaz Mahal, la esposa favorita del emperador Shah Jahan, quien mandó construir el Taj Mahal tras la muerte de su amada.

A pesar de que no se sabe con exactitud los detalles de la romántica vida de Mumtaz, cuyo nombre real era Arjumand Banu Begum, y Shah, hay una historia en particular que se toma como cierta:

El año era 1607 y Shah, antes de ser emperador, era príncipe imperial. En ese año, Shah acudió a un bazar de Agra y conoció a la princesa Arjumand (quien es ese entonces tenía 15 años de edad). Como en varias historias románticas, la leyenda dice que el príncipe se enamoró perdidamente desde que vio a la princesa y ofreció comprarle, el mismo día, un collar de diamantes con un valor aproximado de 10 mil rupias que la joven estaba admirando en el bazar.

Cortesía livescience.com

Cortesía livescience.com

A pesar de haberse tratado de amor a primera vista, las costumbres y leyes de ese entonces en India obligaron al príncipe a casarse con otra princesa (de hecho Shah tuvo tres esposas antes de poder casarse con Arjumand).

Tuvieron que pasar cinco años, pero en 1612, Shah, después de haber visto solamente una vez a la princesa Arjumand, logró volverla su esposa e incluso la nombró Mumtaz Mahal, que significa “La Elegida del Palacio”.

Para dejar en claro que se trataba de su esposa favorita (no suena muy romántico pero así eran las cosas en ese tiempo), Shah tuvo 13 hijos con Mumtaz y tuvieron varios años de feliz matrimonio, durante los cuales Shah pasó a ser emperador y uno muy amado por el pueblo.

Aunque la historia parece ser perfecta, la desgracia azotó en 1631, cuando, durante un viaje en el que acompañó a Shah, Mumtaz falleció al dar a luz a su catorceavo hijo: Gauhara Begum.

Según la leyenda, Mumtaz, en su lecho de muerte, le pidió a Shah que le construyera una tumba para que la pudiera visitar anualmente y que se volviera a casar. Aunque inicialmente el cuerpo de Mumtaz fue sepultado en Burhanpur (donde murió), Shah pidió que se trasladara cuidadosamente a Agra, donde fue colocado en un edificio a orillas del río Yamuna. Una vez que el cuerpo de su amada estaba reposando cerca de su palacio, Shah decidió rendirle un último y gran tributo a su esposa favorita, el cual consistió en mandar construir la tumba más impresionante del mundo entero: el Taj Mahal.

A pesar de tratarse de una increíble historia de amor, la muerte de Mumtaz solamente trajo dolor y desgracia Shah, quien nunca se volvió a casar y quien pasó mucho tiempo encerrado en su palacio a causa de una severa depresión. Incluso se dice que, cuando salía públicamente, el emperador se veía agotado y extremadamente viejo, a pesar de que solamente habían pasado unos cuantos meses de la muerte de su amada.

El resultado final de su gran amor es uno de los lugares más hermosos de todo el planeta y es visitado por milones de personas al año, las cuales, al igual que tú, pueden ser testigos de lo que el amor verdadero puede hacer.

Vía terra.es