Quería un pene más grande…y su ambición lo llevó a la tumba

Cortesía telemundo52.com

Cortesía telemundo52.com

Una mujer se declaró culpable de causarle la muerte a un hombre tras inyectarle silicón en el pene. Kasia Rivera, de 38 años, y residente de East Orange, admitió que le suministró una dosis mortal del químico a Justin Street en mayo del 2011.

Rivera fue hasta la casa de Street para inyectarle el silicón en el pene con la esperanza de que este procedimiento le ayudara a aumentar su tamaño.

Un médico forense determinó que Street, de 22 años, murió por una embolia causada por el silicón. Tras esta evidencia las autoridades catalogaron la muerte como un homicidio.

Rivera admitió a las autoridades que no tenía entrenamiento como doctora o licencia para suministrar la inyección.
Tras llegar a un acuerdo con la fiscalía, la procuraduría recomendó una sentencia de cinco años en una prisión estatal. En adición, el juez indicó que Rivera podría ser deportada devuelta a Jamaica.

Rivera escuchará su sentencia el próximo 19 de octubre.

Vía telemundo51.com