¿Por qué los perros comen cualquier cosa, y los gatos no?

Si tienes perros en casa sabes perfectamente que siempre están pendiente de lo que comes, ya sea que le des un poco de tu porción o que simplemente se roben un poco de tu comida. Sin embargo, si eres de los que tiene un gato habrás notado que no comen cualquier cosa… Y todo tiene una explicación.

Según un estudio, los gatos son más sensibles que los perros a sabores amargos, razón por la que rechazan algunos alimentos. Además, la investigación realizada por Hannah Rowland de la Universidad de Cambridge, asegura que los gatos pueden ser más sensibles que los humanos.

Lea también: 10 Animales que se colaron en la foto de la manera más graciosa

Por su parte, químicos en Filadelfia estudiaron el genoma de gatos y de los perros para ver si tienen los mismos genes amargos. La sorpresa fue que encontrar que los gatos tienen 12 genes diferentes para sabor amargo. Los resultados muestran que los receptores amargos facultan a los gatos para detectar toxinas potenciales, dándoles la capacidad de rechazar los alimentos nocivos y evitar el envenenamiento.

En los seres humanos, los receptores de sabor amargo no sólo se encuentran en la boca, sino también en el corazón y en los pulmones. Los gatos también son más sensibles a los productos químicos amargos que los perros, o pueden detectar un mayor número de compuestos amargos en su dieta diaria.

Vía Planeta curioso