¿Cómo afecta el azúcar a nuestro cerebro?

Tal vez quieras dejar de lado ese helado gigante de los fines de semana o reducir las cucharaditas de azúcar en tu café, después de que te enteres cómo afecta el azúcar a nuestro cerebro.

El azúcar en un ingrediente difícil de evitar, pues ese postre maravilloso que te comes un domingo, si tuvieras la oportunidad, lo comerías hasta el próximo fin de semana, todos los días… ¿Por qué nos sucede esto?

Lea también: ¿Sabías que el chocolate ayuda a combatir la celulitis? 5 beneficios de su consumo

Los expertos explican que los impactantes efectos que el azúcar produce en nuestro cerebro no se diferencian mucho de los que sufre el de un adicto a las drogas, el tabaco o el alcohol.

Si comparamos un cerebro normal, el de un obeso y el de un adicto a cocaína, el cerebro normal contiene mucha más cantidad de la llamada dopamina, una sustancia química que se produce en la parte del cerebro asociada con la recompensa. De esta forma, cuando alguien experimenta una recompensa –por ejemplo, mientras come una sabrosa torta de chocolate– el nivel de dopamina alcanza su máximo.

Lea también: Stevia: Todo lo que necesitas saber sobre este endulzante natural

Científicos de la Universidad de Connecticut descubrieron en 2013 que los productos ricos en azúcar y grasa pueden ser tan adictivos como la cocaína: estimulan el cerebro de la misma manera en que lo hacen las drogas. Algunos especialistas opinan que estos productos representarían aún mayor peligro que las drogas debido a su accesibilidad y asequibilidad.

El viaje del azúcar en nuestro organismo

azucar-mm

Cuando el azúcar entra en contacto con la boca, los receptores de dulce en nuestras lenguas se activan y envían una señal al tallo que después pasa a diversas áreas como la corteza cerebral. Posteriormente se activa el sistema de recompensa del cerebro a través de diversas reacciones químicas y eléctricas con el objetivo de indicar que debes, o no, hacer esto nuevamente. Y por supuesto que ya debes saber la respuesta de tu cerebro para estos casos particulares, ¿verdad?

Sin embargo, no es el único lugar del organismo que tiene receptores de azúcar. El estómago y el intestino también cuenta con estos receptores que envían señales al cerebro que, además de indicarte cuando estás satisfecho, también ordena que el organismo produzca más insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre. De forma gradual, con dosis más grandes, la tolerancia del organismo al azúcar va aumentando y el nivel de satisfacción exige una mayor cantidad de la sustancia. Por eso las sobredosis diarias, aquellas contenidas en alimentos ricos en azúcar como helados, pasteles y golosinas, deben ser controladas.

Las explicaciones y todo el proceso del azúcar actuando en el cerebro están mucho más detalladas en el video a continuación, producido por el canal TED-Ed:

Vía Marcianosmx