Las marcas chinas que buscan destronar a Apple y Samsung

Son muchas las marcas que sueñan con destronar a Apple y Samsung en el mercado de los smartphones, pero en esta nota hablaremos de dos marcas chinas que destacan por los productos que ofrecen.

La próxima gran novedad en los teléfonos inteligentes puede venir de firmas chinas poco conocidas como Huawei, Xiaomi, TCL y OPPO, que se están abriendo campo en este sector.

Estos fabricantes de smartphones ya superaron en ventas a Samsung en China y ahora buscan hacer lo mismo con Apple en Estados Unidos y el resto del mundo. Analistas estiman que en los próximos años estos aparatos Android, mucho más económicos que la gama de los gigantes tecnológicos, van a captar muchos clientes en Europa e incluso en los países donde nacieron Samsung y Apple, Corea del Sur y Estados Unidos.

Los fabricantes de teléfonos chinos dejaron en claro cuáles son sus ambiciones en el Congreso Mundial Móvil (MWC 2016) de Barcelona, España. Huwaei y TLC intentaron hacerle sombra a Samsung y LG, que presentaron nuevos aparatos costosos. Xiaomi, que generalmente lanza sus dispositivos en China, presentaba su nuevo Mi5 en el evento de Barcelona.

“Los vendedores de teléfonos chinos tienen algo único que ofrecer: su precio”, expresó Shu On Kwok, editor de AndroidPIT, un portal que sigue de cerca las novedades con los aparatos Android. “Te ofrecen el mismo hardware que un LG o un Samsung, pero a un precio más bajo”, agregó.

Acortando las distancias con Samsung

Si bien Samsung sigue siendo la compañía que más teléfonos fabrica en el mundo, ya no figura entre las cinco primeras en China, según las firmas de investigaciones del mercado IDC y Counterpoint Technology.

Por su parte, las ventas de Apple aumentaron en China en el cuarto trimestre del año pasado, pero fueron inferiores a las de Huawei. Muchas empresas chinas venden teléfonos decentes por menos de 200 dólares, comparado con los 650 que cuestan un iPhone o el Galaxy de Samsung.

Lo cierto es que los fabricantes chinos pueden mantener los precios bajos reduciendo los márgenes de ganancias y usando componentes baratos, de hace uno o dos años. Los aparatos caros de Apple y Samsung, por otro lado, tal vez sean mejores, pero ya sus novedades no generan tanto interés, según los expertos.

Por ejemplo, una foto tomada con un Huawei con buena luz se ve tan bien como la de un iPhone o un Samsung en una pantalla chica de teléfono.

Melissa Chau, investigadora senior de IDC, dice que los chinos se ponen al día con las últimas novedades más rápidamente de lo que lo hacía Samsung.

“Samsung no innovaba, pero copiaba con mucha velocidad”, expresó. “Estos chinos lo hacen más rápido todavía”, agrega. Ahora que se afianzaron en el mercado chino, estos fabricantes quieren encontrar nuevos mercados para expandirse.

Analistas aseguran que Huawei y Xiaomi probablemente le saquen clientes a Apple y Samsung en sus bastiones a medida que la gente decida gastar menos al adquirir aparatos nuevos.

A mucha gente ya no le interesa tener la última tecnología, de acuerdo con Oh Bong Yeon, un sudcoreano de 38 años que está dispuesta a esperar que los precios bajen o a comprar productos más baratos. Oh tiene un iPhone 6, pero dice que adquirirá un Huawei si se vende en Corea del Sur.

Raphael Rashid, un británico de 28 años que vive en Seúl, dice que le encanta el Redmi Note 2 de Xiaomi, que un amigo suyo le compró en China por 120 dólares. Antes usaba un Huawei de 150 dólares.

“Por 1.000 dólares puedo comprar cinco teléfonos nuevos en dos años”, comentó. “Siempre tendré el último aparato”.

Buena parte del crecimiento de las empresas chinas se debe a que mucha gente está comprando aparatos directamente del fabricante a través de la Internet.

Huawei es hoy el tercer fabricante de teléfonos más grande del mundo, con una participación del mercado del 7% el año pasado, comparado con el 6% del año previo. La participación de Samsung (23%) y Apple (16%) es muy superior, pero ese es un dato relativo.

El presidente de la empresa ZTE Adam Zeng, por ejemplo, dice que le interesa estar entre los tres primeros en determinados mercados, no necesariamente a nivel mundial. Xiaomi, por su parte, puede tener problemas para conquistar mercados afianzados, sobre todo el de Estados Unidos, porque ha sido acusada de copiar los aparatos de Apple y de otras empresas.

Chau, la investigadora de IDC, dice que las firmas chinas pueden seguir acortando la brecha en parte porque Samsung y Apple ya no tienen una imagen tan inmaculada.

 

Vía El Confidencial