5 remedios caseros para aliviar el dolor de estómago

La mayor parte de las veces recurrimos a los remedios caseros para aliviar el molesto dolor de estómago lo más rápido posible, esos remedios de abuelita que nunca fallan.

El dolor de estómago es un síntoma que aparece como consecuencia de diferentes enfermedades o sensibilidad ante ciertos estímulos. Por lo general, viene acompañado de inflamación, gases y sensación de acidez, aunque estos pueden variar según su origen.

En la mayoría de los casos tienen alguna relación con intolerancias alimentarias, pero también son el resultado de la ingesta de comidas demasiado copiosas o demasiado estrés. Por fortuna, gracias a las cualidades de algunos ingredientes naturales, podemos preparar una serie de remedios caseros para aliviar el dolor de estómago . ¡Conócelos!

1. Infusión de jengibre y limón

Limon-jengibre-miel

La raíz de jengibre es conocida en muchos lugares del mundo por su potente acción antiinflamatoria y digestiva.

Su consumo en infusión reduce la hinchazón abdominal, alivia los mareos y calma la sensación de dolor.

Combinándola con un poco de zumo de limón la hacemos aún más efectiva porque este controla el exceso de acidez.

Ingredientes

1 trozo de raíz de jengibre
el jugo de ½ limón
1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararla?

Coloca a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, viértela sobre la raíz de jengibre y el jugo de limón.
Déjala reposar unos 10 minutos y consúmela.
Puedes ingerir dos o tres tazas al día.

2. Vinagre de manzana

vinagre-de-manzana-para-el-cabello

El vinagre de manzana está incluido en el amplio catálogo de alimentos con propiedades alcalinas. Este regula el pH natural del estómago y disminuye la presencia de gases en el tracto digestivo.

Ingredientes

1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml)
1 taza de agua (250 ml)
1 cucharada de miel (25 g)

¿Cómo prepararlo?

Diluye el vinagre de manzana en una taza de agua tibia y agrégale la miel de abejas para endulzar.
Tómalo tras comer en exceso o ante los primeros síntomas de dolor.

3. Infusión de manzanilla

manzanilla

Las propiedades de la manzanilla se han utilizado desde la antigüedad como remedio contra los problemas del aparato digestivo.

Esta es muy suave con el estómago y contribuye a reducir la hinchazón, las flatulencias y la tensión.

Ingredientes

1 cucharada de flores de manzanilla (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
1 cucharada de miel (opcional) (25 g)

¿Cómo prepararla?

Coloca a hervir una taza de agua y agrégale las flores de manzanilla.
Tápala y deja que repose 5 o 10 minutos.
Cuela el contenido, agrégale miel para endulzar y consúmela.
Puedes tomar hasta tres tazas al día.

4. Bicarbonato de sodio y limón

agua-con-limon-1

La combinación de bicarbonato de sodio con limón es uno de las soluciones número uno para calmar los síntomas estomacales.

Su ligero efecto alcalino reduce de forma instantánea la acidez y favorece el equilibrio de la mucosa que recubre el estómago.

Ingredientes

1 cucharadita de bicarbonato de sodio (5 g)
El jugo de ½ limón
1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

Diluye el bicarbonato de sodio y el jugo de limón en la taza de agua.
Espera a que pase la efervescencia y tómalo.
Evita exceder su consumo, porque puede resultar perjudicial.

5. Agua de arroz

El agua de arroz es una bebida saludable que mejora la digestión mientras protege el revestimiento del estómago ante las úlceras.

Contiene fibra y antioxidantes que promueven la eliminación de las toxinas para mejorar el funcionamiento gastrointestinal.

También es un buen remedio contra la diarrea y todo tipo de malestares estomacales.

Ingredientes

½ taza de arroz (100 g)
6 tazas de agua (1,5 l)

¿Cómo prepararla?

Vierte el arroz en el agua y déjalo hervir durante 15 minutos a fuego lento.
Pasa el líquido a través de un colador y déjalo enfriar.
Endulza con un poco de miel y consúmelo.

Si estás padeciendo dolor, elige alguno de estos remedios y pruébalo hasta sentir alivio. En cada caso los efectos se dan de forma diferente, según la causa y la gravedad. Es importante elegir solo uno al tiempo, porque la combinación de varios puede ser contraproducente.

 

Vía Mejor con salud