7 causas por las que sientes dolor durante el sexo

Algunas mujeres no experimentan placer sino dolor durante el sexo. Aunque quizás la mayoría no sabe el motivo por el cual se hacen cada vez más intensos, la verdad es que las causas son varias.

Si sientes dolor y/o molestia durante el acto sexual, no te quedes callada. Habla con tu pareja y con tu médico para solucionar el problema y recobrar la magia de tu vida sexual, afectiva y también un poco de tu autoestima.

El tratamiento para quitar el dolor durante la penetración, depende, por supuesto, de la causa y aquí te decimos algunas:

1. La falta de lubricación que a su vez puede ser causada por una estimulación o juego previo insuficiente o, por cambios hormonales, en especial, después de la menopausia.

2.La irritación vaginal causada por el uso de tampones, duchas vaginales y jabones perfumados pueden causar que te duela hacer el amor.

3. La penetración también es dolorosa cuando existen infecciones o inflamaciones. Por ejemplo, al tener una infección urinaria o una infección vaginal, o una infección en las trompas de Falopio causa que la penetración durante el sexo sea dolorosa.

4. El dolor puede también ser causado por alguna reacción alérgica a ciertos métodos anticonceptivos como los espermicidas o el látex del que están fabricados algunos condones.

5. Sin duda, el dolor puede ser el resultado de otras condiciones más serias como la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP), o simplemente un prolapso uterino, un útero en retroversión (una condición anatómica que hace que el útero esté un poco inclinado hacia atrás), quistes en los ovarios, una infección por herpes o la presencia de hemorroides, entre otras condiciones.

6. Si has tenido alguna cirugía en el área pélvica y genital (una histerectomía, por ejemplo), ocasionalmente la penetración puede causar dolor.

7. Los factores emocionales y psicológicos y ciertas posiciones sexuales pueden causar que la penetración duela. Prueba cambiar de posición: el ponerte arriba de tu compañero te ayuda a tener más control de los movimientos y de cuán profundo quieres que te penetre.

Vía Salud24